Mujer iroqués

sábado, 7 de enero de 2017

UN REPASO


Otro año duro que dejamos atrás, y ya voy perdiendo la cuenta de cuantos han sido así. Puede que 2016 no haya sido tan difícil como otros, pero se ha hecho lento e irreal, como un inacabable día de la marmota. Quizás es eso lo que noto a mi alrededor, no desesperanza, sino algo más básico e instintivo: hastío.

Sin embargo, para mí no ha sido un mal año.

Me he llevado golpes, evidentemente, y algunos muy dolorosos. Pero me han sido útiles para abrir los ojos y aclarar mis prioridades. El tiempo, el esfuerzo y la atención no son ilimitados, y malgastarlos con personas para las que eres poco menos que invisible es un derroche lamentable. No nos engañemos: si aprendes a decir NO, le das valor a tu SÍ, y la gente que SÍ me importa, aquella a la que dedico mi tiempo (y no necesito citaros, sabéis quienes sois) está mejor que hace un año.

(Y me he visto pasmado y boquiabierto aplaudiendo a mi chica mientras bailaba, y disfrutando de muy buenos momentos con mi hijo)

El resto de la familia también sigue adelante con buen ánimo. En verano disfrutamos de una semana estupenda con mis primas en Segovia, y en octubre la ArteroCon2016 fue una pasada, con el regalazo de tener con nosotros a mi hermano Suso y su hija Ale. Casi la asfixiamos a besos y abrazos, pero aguantó, las chicas de nuestra familia son sólidas

Otro punto bueno de este año: he conocido a gente muy muy muy estupenda. En verano pude ponerle cara (y abrazo) a Encarna Revuelta, Pepa Pardo, Carlos Azagra y XCar Malavida. Este diciembre tuve el gustazo de conocer al resto de los malavideros y algunos dibujantes a los que estaba deseando ver, como Aitor Eraña, amén de disfrutar de un finde de frikismo del mejor con Darkor y las TodasGamer. En fechas diversas tuve una mañana estupenda con Daurmith, y un desayuno improvisado con Victoria, Ramón y su bebé que me dejó flipando de hormonas.

(Encontrarte con la gente a la que escuchas o lees es un placer que deberíamos permitirnos más a menudo)

He hecho muchas otras cosas, de hecho ha sido un año movidito:

_ Publiqué mi cuarto libro en HRM,el tercero como autor completo, y me llevé la sorpresa y alegría de saber que mis otros libros han gustado. Son tiradas discretas, pero se han vendido bien, y eso te deja un sabor de boca muy agradable.

_ Mi receta de magdalenas de café (bueno, de mía tiene poco, me limité a adaptar la receta básica de muffins que podéis encontrar en la red) está ahora en un estupendo tebeo (mil gracias, XCar)

_ He colaborado, y espero seguir haciéndolo, con el estupendo podcast Antena Historia (Antonio, que no llegue 2018 sin ponernos cara)

_ Me he estrenado como narrador junto a otra amiga (besazos, Athena, hay que montar otra)

_ Y, casi lo más chulo, monté una exposición de mis dinosaurios en (precisamente) el Dinosaurio (Marisol, cuando me lo propusiste me hiciste un regalazo)

También he hecho pan. Mucho, y cada vez mejor. Mis panes 3.0 ya tienen nivel profesional, y el imperio de la masa madre va expandiéndose poco a poco, implacable. Mis croquetas no van por mal camino, así que aún me convertiré en un cocinero decentito.

A nivel profesional... bueno, ya le dedicaré una entrada ese apartado, pero en conjunto sigo adelante y sigo aprendiendo. El día que no sea capaz de aprender habrá llegado el momento de tirar la toalla

Como colofón, personalmente me siento bien. Más viejo de años, escarmentado en algunas cosas pero lleno de curiosidad, un poco más sabio y de buen ánimo y forma física. Carmen y yo (primera vez que sales en mi blog, apañera) hemos corrido juntos unos cienes de kilómetros muy animados y llenos de risas, he logrado rascarle medio minuto a mi tiempo del año pasado en la SanSilvestre,y estirando mucho el concepto "enfermedad" habré estado enfermo o lesionado tres o cuatro días en todo el año, así que aún daré guerra durante unos años.

Objetivos para 2017... sólo dos: seguir caminando y procurar escribir más a menudo, que este año he tenido el blog bastante descuidado. No creo mucho en los objetivos, pero creo que puedo lograrlos.

Poco más que decir. Sed malos, no sonriáis si no queréis hacerlo, haced lo que os pida el ánimo, y que le vayan dando a quien os mire mal por hacerlo. Y aquí me encontraréis, mientras me queden cosas por decir y teclado para ponerlo en la pantalla.

Pero antes de terminar, y retomando la sección entitulada...

¡¡¡COMPRAD, COMPRAD MIS HERMOSOS JABALÍIIIIIIIIIIIIIIIES!!!

Os anoto algunos enlaces que deberíais visitar sí o sí

Yo he venido a hablar de mi libro, y lo encontraréis en HRM

Las publicaciones del Colectivo Malavida están a vuestra disposición en MALAVIDA

Si no tenéis Freaks, de Aitor Eraña, corred a por él.

Insisto en que disfruteis de un buen relato de Sherlock Holmes, de la mano de Daurmith

El Dinosaurio de Lavapies es el mejor sitio del mundo mundial y ya estáis tardando en visitarlo. Y COMO SE COME, AMIGOS

Y para entretener los ocios, esta es mi lista de podcast a recomendar con énfasis

LOS RETRONAUTAS, cifi viejuna de la más mejor

CHARRANDO DE TEBEOS (Y OTROS VICIOS AÚN MAS FEOS), que no necesita más explicación y sí mucho fuet

JITANJÁFORAS: literatura, buen humor y relatos con una voz que enamora, que también encontraréis en RADIO TOPO

LA VIÑETA sobre tebeos y cine mierder ¿y para qué más?

y, por supuesto... *redoble de tambores*

ANTENA HISTORIA (con la colaboración de este su humilde servidor)

2 comentarios:

C. Martín dijo...

Pues por lo que se ve el balance es positivo aunque mi concepto de lo que es positivo desde hace ya unos cuantos años es bastante extenso: para mí,comprobar que me despierto cada día y respiro ya me es suficiente, del resto soy capaz de encargarme yo o, al menos, de intentarlo :-)
Y por la parte que me toca espero que sigamos co(r)riendo juntos durante mucho tiempo. Y ya si consigo ganarte en el sprint final ni te cuento X-DDD
Un beso grande y a por los siguientes cienes y cienes más de km. y de años.

Irene dijo...

Cómo me contenta sentirte tan pleno: ese es el regalazo que nos das a los que te amamos. Que siga fluyendo la vida a borbotones.